Nota de Solidaridad Negra

Compartimos esta nota publicada en Publicación Refractario haciendo eco solidario con lxs secuestradxs por el Estado boliviano.

Desde nuestra posición anárquica, convenimos en que la renuncia de un funcionario, peón de la maquinaria estatal, no resuelve en si el problema carcelario pues es la misma prisión como institución punitiva la que debe desaparecer o más bien, la que tenemos que destruir; sin embargo creemos que tampoco se trata de esperar de brazos cruzados a que esto suceda. Cada lucha contra la gula de poder que tienen estos remedos de tiranos, es una batalla digna y que precisa del apoyo de lxs rebeldes que luchamos por la liberación total. No podemos olvidar jamás a quienes son encerradxs por un poder mantenido por una sociedad que prefiere taparse los ojos frente a lxs productxs de su propia devastación.

Nos parece importante resaltar que esta nota contribuye también en otro aspecto fundamental del combate contra la dominación, dejando al descubierto el nefasto rol de los medios de comunicación, cómplices y serviles al poder estatal, informando solo lo que le conviene informar al poder y a la represión, creando el “enemigo público” que la sociedad necesita para mantener los órganos represores y punitivos. Descreer de todo lo que dicen estos medios es un paso esencial para ver con claridad los mecanismos del poder y la dominación, y para poder establecer lazos solidarios con quienes luchamos contra ellos.

Solidaridad Negra.

LAS CÁRCELES BOLIVIANAS SE LEVANTAN

“Cuando empieza un motín en la cárcel hasta quienes aceptan las reglas de la sociedad se avivan en el noble antojo de libertad, cuando los techos de las cárceles son tomadas por el fuego y l*s rebeldes es cuando las imposiciones son rebatidas y el enemigo es identificado”

Nota de redacción:
El afán de estas palabras no tienen la intención de victimizar a l*s pres*s del estado boliviano, solo describe algunos acontecimientos originados en las cárceles de este territorio. La reverberancia de nuestra mano anárquica llega a aquell*s que viven el encierro en las frías ergástulas estatales.

Desde hace ya un año se han iniciado masivos amotinamientos en cárceles del territorio boliviano reclamando la renuncia de Ramiro Llanos Director de Régimen Penitenciario; exigiendo eliminar la retardación de justicia, recibir un trato “humanitario”, transporte para las audiencias, el pedido de l*s pres*s extranjer*s a ser expulsad*s a sus lugares de procedencia y el ajuste del prediario. A las protestas se suma el incumplimiento de un acuerdo firmado en el mes de febrero entre los presos de San Pedro y Régimen Penitenciario que llevó a un cuarto intermedio y suspensión de los amotinamientos dando un término de tres meses para que se cumplan la totalidad de los puntos acordados. Ramiro Llanos negó tener conocimiento de este documento y hasta ahora no han cumplido con las peticiones de los presos.

El estado pretende aplicar el nuevo reglamento de régimen penitenciario que señala condiciones más duras y estrictas tanto para los pres*s como para las visitas. Determinaron el traslado sistemático de los presos de San Pedro a otros panópticos alejados de la Ciudad de La Paz. Pretende no recibir a nuevos presos a partir del 17 de julio, se anuncia el cierre de esta cárcel como medida represiva por las constantes protestas que se han suscitado en el penal paceño. Los amotinamientos son frecuentes, el estado como medida restrictiva procura desarticularlas con el traslado de los presos a cárceles más alejadas. El traslado de los reos de San Pedro va a causar más aislamiento por la distancia de las cárceles a las que pretenden enviarlos; esto va a ocasionar que los familiares tengan más limitaciones de realizar visitas ya que un 80% de los presos y sus familiares son pobres.

Resumen de amotinamientos 2013:

El 17 de enero Llanos (Director de Régimen Penitenciario) es tomado de rehén por los presos de San Pedro como respuesta a las constantes amenazas de trasladarlos a otras cárceles si es que se movilizan o realizan reclamos, las fuerzas represivas se enfrentan con los reos para rescatarlo. Llanos se salva gracias a algunos delegados de los presos que evitan su linchamiento. Las protestas se desencadenaron porque los presos se resistieron a que 39 jóvenes del Centro de Rehabilitación para Jóvenes Calahuma sean transferidos a San Pedro. A partir de ese día Llanos no se anima a entrar a esta acometedora cárcel. Durante todo el mes se mantiene el motín carcelario, las nueve secciones en su totalidad toman por completo las instalaciones de la cárcel. Se ve fuego por los techos y los patios.

El pasado 10 de junio se inician nuevos levantamientos y protestas de los presos en cárceles del territorio. Denuncian que solo se realizan cuatro de cien audiencias de medidas cautelares y el resto se suspenden. La principal consigna es la renuncia de Llanos. La intención del Estado es cerrar la cárcel de San Pedro, enviando a los sentenciados a la cárcel de máxima seguridad “Chonchoro”, a los menores de 25 años al Centro de Rehabilitación para Menores de Calahuma y a los preventivos a las cárceles de las localidades de Patacamaya y Sica Sica a cientos de kilómetros de la ciudad de La Paz como represalia y castigo por que esta cárcel permanece en estado de emergencia desde el 2012 exigiendo la renuncia del Director de Régimen.

A partir del 24 de junio se iniciaron simultáneas protestas en las cárceles de El Abra de la ciudad de Cochabamba y San Pedro de la ciudad de Oruro. Pedían que no se les corte los servicios de agua y energía eléctrica por falta de pago de las facturas por parte del estado.

El 26 de junio las reacciones en la cárcel de Chonchocoro no se hicieron esperar ante el anuncio del traslado de presos de San Pedro a esa cárcel.

El 2 de julio las cárceles de Chonchocoro y Calahuma protestan y anuncian que mantienen el estado de alerta ante el posible traslado de presos de otra cárcel a ese recinto que producirían hacinamiento y sobrepoblación carcelaria.

Esperamos que exista unidad y solidaridad entre l*s pres*s del territorio boliviano y no dejen que el estado los divida “negociando sectorialmente” como lo ha hecho con frecuencia para terminar con los motines.

La pobreza es castigada por medio de la cárcel

(…) “No se castiga el delito, se castiga la pobreza” (Palabras de un anciano de la cárcel de San Pedro)

En las cárceles del territorio la mayoría de la gente es pobre, sin embargo los pudientes económicamente pueden vivir con más comodidades porque el bolsillo es el que manda. Los pobres tienen que soportar las condiciones de miseria, enfermedad e indigencia. Por ejemplo, en la cárcel de San Pedro de La Paz las refacciones de celdas, infraestructura, espacios deportivos y de recreación, cocina, material de limpieza, medicamentos y otros son autogestionados por los mismos presos. El estado tiene conocimiento de este contexto, pero la insensibilidad y desprecio de este hacia los pobres los obliga a pagar su estadía en el penal con sus propios recursos.

Los pobres son los que reciben el impacto de la sociedad carcelaria con mucha dureza, tanto los que están en las manos de un juez quien determinará si lo envía a la cárcel como l*s pres*s preventiv*s que deben demostrar que tienen una familia establecida, un domicilio, garantes personales o garantía económica y trabajo. Todos estos factores disminuyen las posibilidades de salir al arresto domiciliario, la pregunta es:

¿Están en posibilidades económicas tod*s l*s pres*s de beneficiarse con esto? Se sigue perpetuando la permanencia de la gente pobre en las cárceles, para ell*s el sistema penitenciario es más duro, las posibilidades de salir de las cárceles escasas. El periodo máximo del estado preventivo es de 36 meses. En las cárceles bolivianas existen pres*s preventiv*s que están más de tres años sin tener sentencia, en algunos casos cinco, ocho años. Este cruel escenario ocasiona el hacinamiento intencional en las cárceles, así se asegura que estén repletas de gente pobre. El estado va a implementar una condición mas para que se salga al arresto domiciliario, si un pres* quiere salir se debe comprar una manilla que tiene un chip GPS y tiene un costo de 4000 dólares.

Esto solo va a beneficiar a quienes tienen la posibilidad de pagar el costo. Quienes no tienen recursos económicos van a quedar a la espera de algún día salir. Existen muchos presos avanzados de edad y con enfermedades, piden el arresto domiciliario; con la ley de indulto decretada el 24 de diciembre de 2012 muy poc*s pres*s salieron en libertad. No existe una atención médica adecuada y una vía eficiente para las salidas médicas y salidas médicas de emergencia mientras los trámites burocráticos demoran, el resultado de la ineficiencia es que el estado de salud se deteriore y en muchos casos muchos pres*s mueren por falta de atención médica o medicamentos. También en la etapa postcarcelaria es difícil obtener un trabajo cuando se tiene antecedentes penales, la indiferencia del estado permite que esto ocurra.

En la cárcel de máxima seguridad “Chonchocoro” localizada en la localidad de Viacha no tienen agua potable, tienen solo un pozo para suministrarse de agua que no está en condiciones de potabilidad.

La vida dentro de las cárceles del territorio es determinada por las condiciones económicas, la mayoría tiene que trabajar de lo que sea para sobrevivir y pagar por su alojamiento, colchones, frazadas, medicamentos y otros. Entre pres*s existe la compra-venta de alimentos o ropa, se vende cualquier cosa. La cárcel visibiliza la miseria de la sociedad autoritaria que elige a quienes proteger y a quienes dejarlos dentro de las mazmorras carcelarias.

La complicidad de la prensa con el poder

El papel de la prensa amarillista y sensacionalista ajusta la “información” a las versiones del estado provocando que l*s re*s sean vistos con desprecio y al mismo tiempo la “sociedad” tenga un mayor rechazo hacia ell*s.

Hasta la fecha Régimen Penitenciario ha desviado la atención hacia otros rumbos gracias a la cobertura colaboracionista de la prensa. También aseguró una supuesta violación de una niña en San Pedro, y que existe una fábrica de droga al interior de esta cárcel, estos hechos han sido inventados por Llanos y desmentidos por los presos.

El estado logra minimizar y desprestigiar los amotinamientos carcelarios a través de los amarillistas, mas las amenazas frecuentes de enviar a los representantes de los presos a otras cárceles porque ya los tiene identificados. El papel servil de los medios de desinformación encaja en todo esto para crear una situación desfavorable para l*s pres*s. En San Pedro acordaron sacar a l*s niñ*s mayores de 11 años de edad de manera voluntaria, este 8 de julio se reunieron nuevamente con los representantes del estado y acordaron incluir a los niños mayores de 6 años.

Repudio a los violadores

En la cárcel de Palma Sola en la ciudad de Santa Cruz de La Sierra se percató que hubo abuso sexual a menores de edad, estos hechos son detestables y los repudiamos, lamentablemente estos actos degradantes no solo ocurren dentro de las cárceles bolivianas donde viven niñ*s, también estos actos se suscitan en colegios, iglesias, escuelas, albergues u orfanatos, al mismo tiempo estos centros también son cárceles pero con esos nombres. El Director de Régimen Penitenciario Ramiro Llanos utilizó estos actos detestables para generalizar a todos los presos y favorecerse de la “opinión pública”. Entre las medidas de protesta de los presos de San Pedro surgió el acuerdo colectivo de no permitir el ingreso a internos que sean violadores. Entre los carteles que permanecen en las paredes y puerta de la cárcel se pudo observar que no solo se pide la renuncia de Llanos, se incluye el repudio de la población penal a los violadores.

La ya conocida estrategia represiva estatal es LA DIVISIÓN, INFILTRACIÓN, AMEDRENTAMIENTO Y EL CASTIGO EJEMPLARIZADOR. La desarticulación de cualquier movimiento es a través de la negociación sectorizada logrando con esto debilitarlos y dividirlos.

El aumento de las condiciones de control, vigilancia y sistema penitenciario están direccionados a mantener la sociedad burguesa. Se piensa que la cárcel es la solución para la “seguridad ciudadana” o para disminuir la “delincuencia”, mediante este paradigma la única intención real del estado es proteger a los privilegiados y mantener intactos los intereses de los ricos. El escenario innegable nos muestra por ejemplo que un*s roban para comer y otr*s infringen la legalidad como respuesta a no ser cómplice de las imposiciones de esta sociedad decadente. Las cárceles no solo de Bolivia sino del mundo son el reflejo de la sociedad a escala pequeña, son pequeñas ciudades donde se visibiliza la imperfección del sistema en el que vivimos: existen los privilegiados, los pobres, quienes sirven de soplones para los policías o administradores de “justicia”, existen drogas, alcohol, porque estos mismos administradores y policías procuran que estos pequeños mundos se pudran con los vicios y las enfermedades. De esta forma el poder mientras asegura los privilegios para el Estado/Capital demuestra el desprecio hacia l*s pobres y a quienes luchamos contra él.

La solidaridad anarquista se extiende hacia l*s castigad*s, a quienes no se ajustan a las normas, a quienes sobreviven de la manera que pueden mientras los poderosos explotan y destruyen la tierra. Este es un humilde llamado a luchar por un mundo distinto a este que nos impusieron.

Combate contra el estado con todas tus fuerzas, las condiciones de espera que nos ofrece una revuelta general de masas es una verdadera utopía que solo perpetúa, fortalece y asegura la existencia del enemigo. Pasa a la ofensiva, conspira, actúa, no hay motivo para esperar que las masas se levanten o que las condiciones sean las propicias, mientras esa espera es tangible: la autoridad, la represión, la vigilancia, el castigo se extienden con más dureza hacia los pobres y a quienes han decidió estar en la ofensiva. Ataca amando lo que sueñas y sientes, odiando la penuria de la sociedad.

No olvidamos a nuestr*s compañer*s que están encerrad*s en las ergástulas del despreciable enemigo. Tampoco olvidamos a quienes decidieron salir en vuelo como muestra de rechazo a la persecución estatal de una sociedad que se cae a pedazos y necesita de las cárceles para causar zozobra y permitirse subsistir, para ell*s nuestros más sinceros saludos cargados de complicidad ácrata.

HACIA UNA COMUNIDAD DE ASOCIACIÓN LIBRE Y ORGANIZACIÓN INFORMAL, SIN CÁRCELES, ESTADO NI CAPITAL

¡FUEGO A LAS CÁRCELES, FUEGO A LA AUTORIDAD, SOLIDARIDAD CON LXS PRESXS DEL TERRITORIO BOLIVIANO!

 Extraido de: Publicación Refractario

Anuncios