El 29 de mayo de 2012 detienen a 13 personas en el marco de la investigación que estaba llevando adelante la FELCC (Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen) sobre algunos ataques contra símbolos de poder. La mayoría sale libre después de algunas horas o en los días posteriores por haber colaborado con la investigación. De estas 13 personas quedan 3 detenidxs, entre ellxs Henry.

A Henry lo detienen el día 29 al salir de su trabajo, ese mismo día allanan la casa de sus padres y al día siguiente allanan su domicilio (después de pedirle a él mismo su dirección). El día 30, el ministro de gobierno presenta a lxs detenidxs y las pruebas obtenidas en los allanamientos frente a las cámaras de la prensa. Las pruebas dispuestas en ese espectáculo son ridículas y van desde parches, fanzines, banderas, lienzos, afiches hasta un revólver calibre 22 (propiedad de otra persona que Salió libre durante los primeros días). Las imágenes de aquel linchamiento público son reproducidas por el canal estatal de televisión.

Henry se encuentra recluido desde ese día 29 en el penal de San Pedro en la ciudad de La Paz, Bolivia. Los cargos que pesan contra él son “terrorismo” y “tentativa de homicidio”, con el riesgo de una pena de 20 años de cárcel. Lo acusan de “terrorismo” haciéndolo responsable de una serie de ataques explosivos/incendiarios contra cajeros automáticos que se habían sucedido en la ciudad de La Paz desde el 2011 y reivindicados por la FAI/FRI. La “tentativa de homicidio” se sustenta en un ataque con bomba de humo que sufrió el Viceministerio de Medio Ambiente el año 2011.

Las células de la FAI/FRI que ejecutaron estos ataques dejaron claro en su momento que el Estado estaba golpeando a la gente equivocada, a pesar de ello a Henry lo mantienen en “prisión preventiva”. El mismo ha manifestado que sólo conoce a la FAI/FRI mediante los comunicados que lanzaron a las distintas páginas de internet.

En la actualidad, el abogado de Henry está intentando cambiar la “prisión preventiva” por el “arresto domiciliario”, pero esto se ve obstaculizado por las repetidas suspensiones que sufren las audiencias (debido la mayoría de las veces a la ausencia de algún fiscal, la falta del cuaderno de investigación, o de alguna de las partes). La 4ta audiencia fue suspendida debido al cambio de juzgado que pidió una de lxs detenidxs, mientras que la 5ta fue suspendida por la propia defensa debido a la falta de un acta.

Fueron 7 las audiencias suspendidas hasta que en la octava, que tuvo fecha el jueves 29 de noviembre, le fue negado el arresto domiciliario. Actualmente la defensa de Henry busca fijar una nueva audiencia para volver a pedir el cambio de medida cautelar.

Seguiremos actualizando esta información a medida que existan novedades.

Anuncios